The following was originally published March 5, 2011 at http://www.juntadeandalucia.es/averroes/~14700717/latin/spip.php?article206
Vida de Aníbal según Cornelio Nepote en edición bilingüe. - Selectividad / Latín

CORNELI NEPOTIS - HANNIBAL

[I]

1 HANNIBAL, Hamilcaris filius, Carthaginiensis. Si verum est, quod nemo dubitat, ut populus Romanus omnes gentes virtute superarit, non est infitiandum Hannibalem tanto praestitisse ceteros imperatores prudentia, quanto populus Romanus antecedat fortitudine cunctas nationes. 2 Nam quotienscumque cum eo congressus est in Italia, semper discessit superior. Quod nisi domi civium suorum invidia debilitatus esset, Romanos videtur superare potuisse. Sed multorum obtrectatio devicit unius virtutem. 3 Hic autem velut hereditate relictum odium paternum erga Romanos sic conservavit, ut prius animam quam id deposuerit, qui quidem, cum patria pulsus esset et alienarum opum indigeret, numquam destiterit animo bellare cum Romanis.

1 Aníbal, hijo de Amílcar, Cartaginés. Si es verdad, lo cual nadie duda, que el pueblo Romano superó a todos los pueblos en valor, no debe negarse que Aníbal aventajó tanto en prudencia a los demás jefes, cuanto el pueblo romano adelanta a todas las naciones en fortaleza. 2 Pues cuantas veces se combatió con él en Italia, llevó siempre la mejor parte. Y si la envidia de sus propios conciudadanos no lo hubiera debilitado en su misma patria, parece que hubiera podido superar a los romanos. Pero la maledicencia de muchos venció el valor de uno solo. 3 Pues este conservó el odio paterno a los Romanos dejado en herencia de tal manera que abandonó su alma antes que aquello, quien, ciertamente, habiendo sido expulsado de su patria y necesitando de ayudas ajenas, nunca dejó en su ánimo de hacer la guerra con los Romanos.
[II]
1 Nam ut omittam Philippum, quem absens hostem reddidit Romanis, omnium his temporibus potentissimus rex Antiochus fuit. Hunc tanta cupiditate incendit bellandi, ut usque a rubro mari arma conatus sit inferre Italiae. 2 Ad quem cum legati venissent Romani, qui de eius voluntate explorarent darentque operam, consiliis clandestinis ut Hannibalem in suspicionem regi adducerent, tamquam ab ipsis corruptus alia atque antea sentiret, neque id frustra fecissent idque Hannibal comperisset seque ab interioribus consiliis segregari vidisset, tempore dato adiit ad regem, 3 eique cum multa de fide sua et odio in Romanos commemorasset, hoc adiunxit: `Pater meus’ inquit `Hamilcar puerulo me, utpote non amplius VIIII annos nato, in Hispaniam imperator proficiscens Carthagine, Iovi Optimo Maximo hostias immolavit. 4 Quae divina res dum conficiebatur, quaesivit a me, vellemne secum in castra proficisci. Id cum libenter accepissem atque ab eo petere coepissem, ne dubitaret ducere, tum ille `Faciam’, inquit `si mihi fidem, quam postulo, dederis.’ Simul me ad aram adduxit, apud quam sacrificare instituerat, eamque ceteris remotis tenentem iurare iussit numquam me in amicitia cum Romanis fore. 5 Id ego ius iurandum patri datum usque ad hanc aetatem ita conservavi, ut nemini dubium esse debeat, quin reliquo tempore eadem mente sim futurus. 6 Quare, si quid amice de Romanis cogitabis, non imprudenter feceris, si me celaris; cum quidem bellum parabis, te ipsum frustraberis, si non me in eo principem posueris.’ Hac igitur, qua diximus, aetate cum patre in Hispaniam profectus est.
1 Porque dejando aparte a Filipo, a quien, ausente, hizo enemigo de los Romanos, en estos tiempos el rey más poderoso de todos fue Antíoco. A este encendió en tan gran deseo de hacer la guerra que desde el mar Rojo intentó llevar las armas a Italia. 2 Habiendo ido ante este legados Romanos, para indagar su ánimo y procurar por medios ocultos hacer sospechoso para él a Aníbal, dándole a entender que ya le tenían ganado y que pensaba de otra manera que antes, y habiendo logrado su designio, Aníbal que lo supo y vio que el rey ya no le admitía a su consejo privado, dado un tiempo, se presentó ante el rey, 3 y después de haberle recordado largamente de su fidelidad y odio contra los Romanos, añadió esto: “Siendo yo muy niño,” dijo” como que no tenía más que nueve años, mi padre Amílcar, estando para partir de Cartago yendo como general a Hispania, inmoló víctimas a Júpiter Óptimo Máximo. 4 Mientras estos asuntos divinos se estaban celebrando, me preguntó, si quería ir con él al campamento. Como hubiera aceptado esto con gusto y empezara a pedirle que no dudara en llevarme, entonces aquel dijo “Lo haré si me das la fidelidad que pido.” Al mismo tiempo me acerqué al altar, ante el que había dispuesto sacrificar y, retirados los demás, me mandó jurar con las manos puestas en el ara, que yo nunca estaría en amistad con los Romanos. 5 Yo este juramento dado a mi padre hasta el día de hoy conservé, de manera que ya a nadie puede quedar duda de que en el tiempo restante no habré de estar en este mismo pensamiento. 6 Por tanto, si pensaras en tener amistad con los Romanos, no imprudentemente harás, si me lo ocultas; pero si, al contrario, te dispones a declararles la guerra, te tendrá poca cuenta no contar conmigo el primero.” Marchó, pues, Aníbal a Hispania con su padre en la edad que hemos dicho.
[III]
1 Cuius post obitum, Hasdrubale imperatore suffecto, equitatui omni praefuit. Hoc quoque interfecto exercitus summam imperii ad eum detulit. Id Carthaginem delatum publice comprobatum est. 2 Sic Hannibal, minor V et XX annis natus imperator factus, proximo triennio omnes gentes Hispaniae bello subegit; Saguntum, foederatam civitatem, vi expugnavit; tres exercitus maximos comparavit. 3 Ex his unum in Africam misit, alterum cum Hasdrubale fratre in Hispania reliquit, tertium in Italiam secum duxit. Saltum Pyrenaeum transiit. Quacumque iter fecit, cum omnibus incolis conflixit: neminem nisi victum dimisit. 4 Ad Alpes posteaquam venit, quae Italiam ab Gallia seiungunt, quas nemo umquam cum exercitu ante eum praeter Herculem Graium transierat, quo facto is hodie saltus Graius appellatur, Alpicos conantes prohibere transitu concidit; loca patefecit, itinera muniit, effecit ut ea elephantus ornatus ire posset, qua antea unus homo inermis vix poterat repere. Hac copias traduxit in Italiamque pervenit.
1 Después de la muerte de este, designado Asdrúbal como general, fue puesto al frente de toda la caballería. Muerto también este, el ejército le entregó la parte más importante de poder. Esto se aprobó públicamente una vez llevado a Cartago. 2 De esta manera Aníbal, hecho general con menos de veinticinco años, en los tres años siguientes a todas las naciones de Hispania sometió con la guerra; tomó por la fuerza Sagunto, ciudad confederada; preparó tres ejércitos grandísimos. 3 De estos envió uno a África, dejó otro en Hispania con su hermano Asdrúbal, llevó consigo el tercero a Italia. Atravesó los Pirineos. Por donde quienquiera que caminó, con todos los habitantes peleó: a nadie soltó, sino vencido. 4 Después que llegó a los Alpes, que dividen a Italia de la Galia, los cuales nadie nunca con un ejército antes de él había atravesado, excepto el griego Hércules, hecho por el cual se llama hoy desfiladero griego, derrotó a los habitantes de los Alpes que intentaban impedirle el paso; abrió lugares, hizo caminos, consiguió que un elefante equipado pudiera ir por donde antes con dificultad había podido trepar un hombre solo desarmado. Por aquí hizo pasar sus tropas y llegó a Italia.
[IV]
1 Conflixerat apud Rhodanum cum P. Cornelio Scipione consule eumque pepulerat. Cum hoc eodem Clastidi apud Padum decernit sauciumque inde ac fugatum dimittit. 2 Tertio idem Scipio cum collega Tiberio Longo apud Trebiam adversus eum venit. Cum his manum conseruit, utrosque profligavit. Inde per Ligures Appenninum transiit, petens Etruriam. 3 Hoc itinere adeo gravi morbo afficitur oculorum, ut postea numquam dextro aeque bene usus sit. Qua valetudine cum etiam tum premeretur lecticaque ferretur C. Flaminium consulem apud Trasumenum cum exercitu insidiis circumventum occidit neque multo post C. Centenium praetorem cum delecta manu saltus occupantem. Hinc in Apuliam pervenit. 4 Ibi obviam ei venerunt duo consules, C. Terentius et L. Aemilius. Utriusque exercitus uno proelio fugavit, Paulum consulem occidit et aliquot praeterea consulares, in his Cn. Servilium Geminum, qui superiore anno fuerat consul.
1 Había luchado junto al río Ródano con el cónsul P. Cornelio Escipión y lo había ahuyentado. Peleó con este mismo en las inmediaciones del Po y lo derrotó y puso en fuga. 2 Por tercera vez fue contra él el mismo Escipión con su colega Tiberio Longo en las riberas del Trevia. Con estos trabó combate y los venció a ambos. Desde allí atravesó el Apenino por los Ligures, dirigiéndose a Etruria. 3 En esta marcha padeció una enfermedad de ojos tan grave que nunca después vio bien con el derecho. Estando todavía entonces aquejado por esta dolencia y siendo llevado en litera, mató al cónsul Flaminio, después de rodearlo junto con su ejército cerca del lago Trasimeno por medio de emboscadas y no mucho después al pretor Cayo Centenio que con un cuerpo de tropas escogido ocupaba los desfiladeros. De aquí llegó a Apulia. 4 Allí vinieron a su encuentro los dos cónsules Cayo Terencio y L. Emilio. Puso en fuga en un solo combate a ambos ejércitos, mató al cónsul Paulo Emilio y, además algunos que habían sido cónsules, entre estos Cn. Servilio Gemino, que el año anterior había sido cónsul.
[V]
1 Hac pugna pugnata Romam profectus est nullo resistente. In propinquis urbi montibus moratus est. Cum aliquot ibi dies castra habuisset et Capuam reverteretur, Q. Fabius Maximus, dictator Romanus, in agro Falerno ei se obiecit. 2 Hic clausus locorum angustiis noctu sine ullo detrimento exercitus se expedivit; Fabioque, callidissimo imperatori, dedit verba. Namque obducta nocte sarmenta in cornibus iuvencorum deligata incendit eiusque generis multitudinem magnam dispalatam immisit. Quo repentino obiecto visu tantum terrorem iniecit exercitui Romanorum, ut egredi extra vallum nemo sit ausus. 3 Hanc post rem gestam non ita multis diebus M. Minucium Rufum, magistrum equitum pari ac dictatorem imperio, dolo productum in proelium fugavit. Tiberium Sempronium Gracchum, iterum consulem, in Lucanis absens in insidias inductum sustulit. M. Claudium Marcellum, quinquies consulem, apud Venusiam pari modo interfecit. 4 Longum est omnia enumerare proelia. Quare hoc unum satis erit dictum, ex quo intellegi possit, quantus ille fuerit: quamdiu in Italia fuit, nemo ei in acie restitit, nemo adversus eum post Cannensem pugnam in campo castra posuit.
1 Acabada esta lucha, marchó a Roma, sin que nadie le hiciese resistencia. En los montes cercanos a la ciudad se detuvo. Como hubiera tenido allí algunos días su campamento y vuelto a Capua, Quinto Fabio Máximo, dictador romano, se le opuso en el campo Falerno. 2 Aunque encerrado aquí por las estrechez de los lugares, de noche sin ningún daño de su ejército se libró; y a Fabio, general muy astuto, engañó. Pues, ya bien entrada la noche, incendió manojos de sarmientos atados a cuernos de unos novillos y soltó una gran multitud de esta raza hacia distintas partes. Visto este espectáculo de repente, tan gran terror se infundió en el ejército de los Romanos que nadie se atrevió a salir fuera de la empalizada. 3 No muchos días después de esta hazaña, puso en fuga en un combate, arrastrado por un engaño, a Marco Minucio Rufo, maestro de jinetes de igual poder que el dictador. A T. Sempronio Graco, cónsul por segunda vez, conducido a emboscadas, en Lucania, estando ausente, mató. De la misma manera dio muerte junto a Venusia a Marco Claudio Marcelo, cónsul cinco veces. 4 Es largo contar todos los combates. Por lo que será bastante que se diga esto solo, de lo que pueda comprenderse cuán grande fue aquel: todo el tiempo que estuvo en Italia, nadie lo superó en la batalla, nadie después de la batalla de Cannas puso su campamento en campo raso contra él.
[VI]
1 Hinc invictus patriam defensum revocatus bellum gessit adversus P. Scipionem, filium eius, quem ipse primo apud Rhodanum, iterum apud Padum, tertio apud Trebiam fugarat. 2 Cum hoc exhaustis iam patriae facultatibus cupivit in praesentiarum bellum componere, quo valentior postea congrederetur. In colloquium convenit; condiciones non convenerunt. 3 Post id factum paucis diebus apud Zamam cum eodem conflixit: pulsus - incredibile dictu - biduo et duabus noctibus Hadrumetum pervenit, quod abest ab Zama circiter milia passuum trecenta. 4 In hac fuga Numidae, qui simul cum eo ex acie excesserant, insidiati sunt ei; quos non solum effugit, sed etiam ipsos oppressit. Hadrumeti reliquos e fuga collegit; novis dilectibus paucis diebus multos contraxit.
1 Luego, invicto, llamado para defender su patria, hizo la guerra contra el hijo de Publio Escipión, a quien él mismo por primera vez había puesto en fuga junto al Ródano, luego junto al Po y por tercera vez junto al Trebias. 2 Procuró por lo pronto algún buen ajuste, porque vio bien aniquiladas las fuerzas de su patria, con ánimo de volver después a la guerra con más poder. Tuvieron un congreso mas las condiciones no convinieron. 3 Pocos días después de este hecho junto a Zama con él peleó: vencido, en dos días y dos noches llegó a Adrumeto -cosa increíble-, que dista de Zama unas treinta millas. 4 En esta huida le hicieron traición los Numidas que se habían retirado cuando él del campo de batalla; no sólo escapó de estos, sino que también castigó a estos mismos. Recogió en Adrumeto a los que quedaban de la huida; con nuevas levas, en pocos días alistó a muchos.
[VII]
1 Cum in apparando acerrime esset occupatus, Carthaginienses bellum cum Romanis composuerunt. Ille nihilo setius exercitui postea praefuit resque in Africa gessit [itemque Mago frater eius] usque ad P. Sulpicium C. Aurelium consules. 2 His enim magistratibus legati Carthaginienses Romam venerunt, qui senatui populoque Romano gratias agerent, quod cum iis pacem fecissent, ob eamque rem corona aurea eos donarent simulque peterent, ut obsides eorum Fregellis essent captivique redderentur. 3 His ex senatus consulto responsum est: munus eorum gratum acceptumque esse; obsides, quo loco rogarent, futuros; captivos non remissuros, quod Hannibalem, cuius opera susceptum bellum foret, inimicissimum nomini Romano, etiamnum cum imperio apud exercitum haberent itemque fratrem eius Magonem. 4 Hoc responso Carthaginienses cognito Hannibalem domum et Magonem revocarunt. Huc ut rediit, rex factus est, postquam praetor fuerat, anno secundo et vicesimo. Ut enim Romae consules, sic Carthagine quotannis annui bini reges creabantur. 5 In eo magistratu pari diligentia se Hannibal praebuit, ac fuerat in bello. Namque effecit, ex novis vectigalibus non solum ut esset pecunia, quae Romanis ex foedere penderetur, sed etiam superesset, quae in aerario reponeretur. 6 Deinde [anno post praeturam] M. Claudio L. Furio consulibus Roma legati Carthaginem venerunt. Hos Hannibal ratus sui exposcendi gratia missos, priusquam iis senatus daretur, navem ascendit clam atque in Syriam ad Antiochum profugit. 7 Hac re palam facta Poeni naves duas, quae eum comprehenderent, si possent consequi, miserunt, bona eius publicarunt, domum a fundamentis disiecerunt, ipsum exulem iudicarunt.
1 Mientras había estado ocupado en preparar la guerra enérgicamente, los Cartagineses hicieron la paz con los Romanos. Aquel, a pesar de todo, prosiguió después al frente del ejército y se encargó del asunto en África, igual que su hermano Magon, hasta el consulado de P. Sulpicio y Cayo Aurelio. 2 Pues durante estas magistraturas legados cartagineses llegaron a Roma, para dar las gracias al pueblo Romano por la paz que les habían concedido, a regalarles en atención a este favor una corona de oro y, al mismo tiempo, pedir que sus rehenes estuvieran en Fregellas y que se les restituyesen los prisioneros. 3 A estos se les respondió en un senadoconsulto: «que su regalo era grato y aceptado; que los rehenes estarían en el lugar que habían pedido; que no pondría en libertad a los prisioneros, porque habiendo sido Aníbal la principal causa de la guerra y el mayor enemigo del nombre Romano, aún lo tenían los Cartagineses al frente de su ejército junto con su hermano Magon.» 4 En vista de esta respuesta, los Cartagineses enviaron orden a uno y a otro para que se retirasen a Cartago. Aníbal, luego que llegó, fue hecho rey, después que había sido pretor a los veintidós años de edad. Porque también en Cartago se elegían cada año dos reyes, como en Roma dos cónsules. 5 Se portó con tanta vigilancia en este cargo como en la guerra. Pues hizo que de los nuevos impuestos se sacase tanto dinero que hubiese para pagar a los Romanos el que se les debía por el tratado de paz y aún sobrase para reservar en el erario. 6 El año después de su pretura, siendo cónsules Marco Aurelio y Lucio Furio, llegaron a Cartago embajadores de Roma. Aníbal, sospechando que iban a pedir que se les entregase su persona, antes que se les diese audiencia en el Senado se embarcó secretamente y huyó a Siria a favorecerse del rey Antioco. 7 Cuando se divulgó en Cartago su fuga, los Cartagineses despacharon en su seguimiento dos naves con orden de prenderle si le pudiesen alcanzar: confiscaron todos sus bienes: arruinaron desde los cimientos sus casas y lo declararon como desterrado.
[VIII]
1 At Hannibal anno tertio, postquam domo profugerat, L. Cornelio Q. Minucio consulibus, cum V navibus Africam accessit in finibus Cyrenaeorum si forte Carthaginienses ad bellum Antiochi spe fiduciaque inducere posset, cui iam persuaserat, ut eum exercitibus in Italiam proficisceretur. Huc Magonem fratrem excivit. 2 Id ubi Poeni resciverunt, Magonem eadem, qua fratrem, absentem affecerunt poena. Illi desperatis rebus cum solvissent naves ac vela ventis dedissent, Hannibal ad Antiochum pervenit. De Magonis interitu duplex memoria prodita est. Namque alii naufragio, alii a servolis ipsius interfectum eum scriptum reliquerunt. 3 Antiochus autem, si tam in agendo bello consiliis eius parere voluisset, quam in suscipiendo instituerat, propius Tiberi quam Thermopylis de summa imperii dimicasset. Quem etsi multa stulte conari videbat, tamen nulla deseruit in re. 4 Praefuit paucis navibus, quas ex Syria iussus erat in Asiam ducere, hisque adversus Rhodiorum classem in Pamphylio mari conflixit. Quo cum multitudine adversariorum sui superarentur, ipse, quo cornu rem gessit, fuit superior.
1 A los tres años después que había salido huyendo de su patria, siendo cónsules L. Cornelio y Quinto Minucio, se acercó con cinco naves a África en las costas de los Cireneos por si podía inducir a los Cartagineses a la guerra con la esperanza del favor y ayuda de Antíoco a quien ya tenía persuadido a marchar con su ejército a Italia. Hizo venir a donde él estaba a su hermano Magon. 2 Cuando los Cartagineses lo supieron, dieron a Magon, ausente, el mismo castigo que habían dado a su hermano. Perdidas sus esperanzas, soltando las naves y dando velas a los vientos, Aníbal llegó a la corte de Antíoco. Sobre la muerte de Magon hay dos opiniones. Pues unos dejaron escrito que murió en un naufragio y otros que le dieron muerte sus mismos esclavos. 3 Antíoco, por su parte, si como emprendió la guerra por parecer de Aníbal hubiera también seguido su consejo en el modo de hacerla, hubiera dado la batalla que había de decidir sobre el máximo poder más cerca del Tíber que de las Termópilas. Mas, aunque le veía intentar muchas empresas neciamente, sin embargo en ningún asunto lo abandonó. 4 Tuvo el mando de un corto número de naves que se le había mandado conducir de Siria a Asia, y con estas luchó contra la flota de los Rodios en el mar de Pamphilia. Aunque quedaron deshechos los suyos por el mucho número de los contrarios, Aníbal fue superior en el ala donde peleó.
[IX]
1 Antiocho fugato verens, ne dederetur, quod sine dubio accidisset, si sui fecisset potestatem, Cretam ad Gortynios venit, ut ibi, quo se conferret, consideraret. 2 Vidit autem vir omnium callidissimus in magno se fore periculo, nisi quid providisset, propter avaritiam Cretensium. Magnam enim secum pecuniam portabat, de qua sciebat exisse famam. 3 Itaque capit tale consilium. Amphoras complures complet plumbo, summas operit auro et argento. Eas praesentibus principibus deponit in templo Dianae, simulans se suas fortunas illorum fidei credere. His in errorem inductis statuas aeneas, quas secum portabat, omni sua pecunia complet easque in propatulo domi abicit. 4 Gortynii templum magna cura custodiunt non tam a ceteris quam ab Hannibale, ne ille inscientibus iis tolleret secumque duceret.
1 Habiendo sido puesto en fuga Antioco, temiendo ser entregado a los Romanos, lo que efectivamente hubiera sucedido si se hubiese puesto a tiro donde pudieran echarle la mano, se fue junto los Gortinios a Creta, para deliberar a donde iría a dar consigo. 2 Vio, como el hombre más astuto de todos, el gran riesgo que corría si no tomaba alguna precaución contra la avaricia de los Cretenses. Pues llevaba consigo una gran suma de dinero y le constaba que ya todos lo sabían. 3 Así tomó esta resolución. Llenó de plomo muchos cántaros y cubriéndolos por encima con plata y oro, los depositó a vista de los principales en el templo de Diana, simulando que confiaba a su fidelidad todo cuanto tenía. Teniéndolos así engañados, llenó con su dinero todas las estatuas de bronce que llevaba consigo y las arrojó al patio de la casa. 4 Los Gortinios guardaron el templo con mucha vigilancia no tanto de los otros como del mismo Aníbal, para que no sacase ni llevase cosa alguna sin noticia de ellos.
[X]
1 Sic conservatis suis rebus Poenus illusis Cretensibus omnibus ad Prusiam in Pontum pervenit. Apud quem eodem animo fuit erga Italiam neque aliud quicquam egit quam regem armavit et exercuit adversus Romanos. 2 Quem cum videret domesticis opibus minus esse robustum, conciliabat ceteros reges, adiungebat bellicosas nationes. Dissidebat ab eo Pergamenus rex Eumenes, Romanis amicissimus, bellumque inter eos gerebatur et mari et terra. 3 Sed utrobique Eumenes plus valebat propter Romanorum societatem. Quo magis cupiebat eum Hannibal opprimi; quem si removisset, faciliora sibi cetera fore arbitrabatur. Ad hunc interficiundum talem iniit rationem. 4 Classe paucis diebus erant decreturi. Superabatur navium multitudine; dolo erat pugnandum, cum par non esset armis. Imperavit quam plurimas venenatas serpentes vivas colligi easque in vasa fictilia conici. 5 Harum cum effecisset magnam multitudinem, die ipso, quo facturus erat navale proelium, classiarios convocat hisque praecipit, omnes ut in unam Eumenis regis concurrant navem, a ceteris tantum satis habeant se defendere. Id illos facile serpentium multitudine consecuturos. 6 Rex autem in qua nave veheretur, ut scirent, se facturum. Quem si aut cepissent aut interfecissent, magno iis pollicetur praemio fore.
1 Habiendo el Cartaginés conservado por este medio su dinero, y dejado burlados a todos los Cretenses, llegó ante Prusias en el Ponto. Mientras estuvo con él, conservó el mismo odio y mala voluntad hacia Italia y no hizo otra cosa que ponerle en armas y adiestrarle contra los Romanos. 2 Y viendo que Prusias por sí solo tenía pocas fuerzas, atraía a su alianza y amistad a otros reyes y naciones belicosas. Había algunas diferencias entre Prusias y Eumenes, rey de Pérgamo, muy amigo de los Romanos, y se hacían guerra por mar y tierra. 3 La amistad con Roma era la causa principal porque Aníbal deseaba destruirlo. Pero en todas partes salía Eumenes superior con el favor de sus aliados los Romanos. Aníbal, creyendo que quitando este enemigo del medio, tenía vencida la mayor dificultad, tomó este camino para matarlo. 4 Habían de dar una batalla naval dentro de pocos días y porque el de Pérgamo tenía mayor número de naves, era menester que Aníbal supliese con un engaño lo que le faltaba de fuerzas. Mandó pues coger vivas muchísimas serpientes y meterlas en olla de barro. 5 Teniendo ya junta una gran multitud de ellas, llamó la gente de la armada en el mismo día en que había de dar la batalla y le ordenó que todos acometiesen sólo la nave de Eumenes, contentándose con defenderse de las otras. Que no les sería difícil con tantas serpientes. 6 Que él haría cómo supiesen en qué nava iba Eumenes. Que prometía que tendrían un premio, bien si lo prendiesen o matasen.»
[XI]
1 Tali cohortatione militum facta classis ab utrisque in proelium deducitur. Quarum acie constituta, priusquam signum pugnae daretur, Hannibal, ut palam faceret suis, quo loco Eumenes esset, tabellarium in scapha cum caduceo mittit. 2 Qui ubi ad naves adversariorum pervenit epistulamque ostendens se regem professus est quaerere, statim ad Eumenem deductus est, quod nemo dubitabat, quin aliquid de pace esset scriptum. Tabellarius ducis nave declarata suis eodem, unde erat egressus, se recepit. 3 At Eumenes soluta epistula nihil in ea repperit, nisi quae ad irridendum eum pertinerent. Cuius etsi causam mirabatur neque reperiebat, tamen proelium statim committere non dubitavit. 4 Horum in concursu Bithynii Hannibalis praecepto universi navem Eumenis adoriuntur. Quorum vim rex cum sustinere non posset, fuga salutem petit; quam consecutus non esset, nisi intra sua praesidia se recepisset, quae in proximo litore erant collocata. 5 Reliquae Pergamenae naves cum adversarios premerent acrius, repente in eas vasa fictilia, de quibus supra mentionem fecimus, conici coepta sunt. Quae iacta initio risum pugnantibus concitarunt, neque, quare id fieret, poterat intellegi. 6 Postquam autem naves suas oppletas conspexerunt serpentibus, nova re perterriti, cum, quid potissimum vitarent, non viderent, puppes verterunt seque ad sua castra nautica rettulerunt. 7 Sic Hannibal consilio arma Pergamenorum superavit neque tum solum, sed saepe alias pedestribus copiis pari prudentia pepulit adversarios.
1 Habiendo alentado a sus soldados con esas palabras, los dos generales hicieron avanzar sus armadas para dar el combate. Estando ya puestas en orden de batalla, antes que se diese la señal para ella, Aníbal envió a Eumenes un mensajero con un caduceo en una lancha, para manifestar a los suyos la nave en la que iba el de Pérgamo. 2 El mensajero, luego que llegó a las naves de los contrarios, mostró una carta que llevaba y preguntó en voz alta por Eumenes. Fue conducido al punto a su presencia porque todos creían que venía a tratar de paz. Mas él después de manifestar a los suyos la nave del rey, se retiró al lugar de donde había salido. 3 Eumenes, abriendo la carta, halló que todo su contenido se reducía a hacer burla de él. Mas, aunque extrañaba la embajada, y no podía discurrir qué motivo había tenido Aníbal para aquello, con todo eso no dudó dar al punto la batalla. 4 Al encontrarse las dos armadas, los Bitinios según la orden de Aníbal acometieron todos juntos a la nave de Eumenes. No pudiendo el rey sostener el choque, procuró salvarse huyendo. Y no lo hubiera conseguido de no retirarse a los cuerpos de reserva que estaban apostados en la próxima ribera. 5 Y como las otras naves de Pérgamo apretasen demasiado a los contrarios, comenzaron estos de improviso a arrojar en ellas los cántaros de barro de que arriba se hizo mención. Al principio movieron a risa a los combatientes que no podían entender por qué lo hacían. 6 Mas después que vieron las naves llenas de serpientes, asustados con la novedad, no sabiendo qué riesgo evitar primero, se retiraron a sus campamentos náuticos. 7 Con este ardid venció Aníbal el poder de Pérgamo: y no sólo entonces, sino también otras muchas veces ayudado de su singular prudencia derrotó en tierra a los contrarios.
[XII]
1 Quae dum in Asia geruntur, accidit casu, ut legati Prusiae Romae apud T. Quintium Flamininum consularem cenarent atque ibi de Hannibale mentione facta ex his unus diceret eum in Prusiae regno esse. 2 Id postero die Flamininus senatui detulit. Patres conscripti, qui Hannibale vivo numquam se sine insidiis futuros existimarent, legatos in Bithyniam miserunt, in his Flamininum, qui ab rege peterent, ne inimicissimum suum secum haberet sibique dederet. 3 His Prusia negare ausus non est: illud recusavit, ne id a se fieri postularent, quod adversus ius hospitii esset: ipsi, si possent, comprehenderent; locum ubi esset, facile inventuros. Hannibal enim uno loco se tenebat, in castello, quod ei a rege datum erat muneri, idque sic aedificarat, ut in omnibus partibus aedificii exitus haberet, scilicet verens, ne usu veniret, quod accidit. 4 Huc cum legati Romanorum venissent ac multitudine domum eius circumdedissent, puer ab ianua prospiciens Hannibali dixit plures praeter consuetudinem armatos apparere. Qui imperavit ei, ut omnes fores aedificii circumiret ac propere sibi nuntiaret, num eodem modo undique obsideretur. 5 Puer cum celeriter, quid esset, renuntiasset omnisque exitus occupatos ostendisset, sensit id non fortuito factum, sed se peti neque sibi diutius vitam esse retinendam. Quam ne alieno arbitrio dimitteret, memor pristinarum virtutum venenum, quod semper secum habere consuerat, sumpsit.
1 Mientras esto pasaba en Asia, sucedió casualmente que los embajadores de Prusias cenasen en Roma en casa de Lucio Quinto Flaminio, que había sido cónsul y, haciendo mención de Aníbal, dijo uno de ellos que estaba en la corte del rey de su amo. 2 Flaminio dio parte de esto al Senado al día siguiente. Los senadores, que no se tenían por libres de acechanzas mientras viviese Aníbal, enviaron embajadores a la Bitinia y con ellos al mismo Flaminio para que pidiesen al rey que no no tuviese consigo a su mayor enemigo y se lo mandase entregar. 3 No se atrevió Prusias a negarse: eso sí, no quiso ser él mismo quien lo pusiese en las manos de los Romanos contra el derecho de la hospitalidad. Les dijo que le echasen ellos mano si podían, que no les sería dificultoso dar con el lugar donde estaba. Se mantenía Aníbal en un solo sitio, un castillo que le había dado el rey y que él había hecho con salidas por todas partes: porque siempre temió lo que al cabo vino a sucederle. 4 Los embajadores Romanos llegaron de este lugar y cercaron su casa con gran multitud de guardas. Un niño, viéndolos desde una puerta, le dijo a Aníbal que se descubría más gente armada de la ordinaria. Él le mandó que registrase todas las puertas del castillo y le avisase con diligencia si lo tenían igualmente cercado por todas partes. 5 El chico volvió pronto diciendo que todas las salidas estaban tomadas. Conoció entonces Aníbal que aquello no se había hecho fortuitamente, sino que a él buscaban y era ya llegada su última hora. Para no morir a disposición ajena, acordándose de las antiguas virtudes, tomó el veneno que siempre solía traer consigo.
[XIII]
1 Sic vir fortissimus, multis variisque perfunctus laboribus, anno acquievit septuagesimo. Quibus consulibus interierit, non convenit. Namque Atticus M. Claudio Marcello Q. Fabio Labeone consulibus mortuum in annali suo scriptum reliquit, at Polybius L. Aemilio Paulo Cn. Baebio Tamphilo, Sulpicius autem Blitho P. Cornelio Cethego M. Baebio Tamphilo. 2 Atque hic tantus vir tantisque bellis districtus nonnihil temporis tribuit litteris. Namque aliquot eius libri sunt, Graeco sermone confecti, in his ad Rhodios de Cn. Manlii Volsonis in Asia rebus gestis. 3 Huius belli gesta multi memoriae prodiderunt, sed ex his duo, qui cum eo in castris fuerunt simulque vixerunt, quamdiu fortuna passa est, Silenus et Sosylus Lacedaemonius. Atque hoc Sosylo Hannibal litterarum Graecarum usus est doctore. 4 Sed nos tempus est huius libri facere finem et Romanorum explicare imperatores, quo facilius collatis utrorumque factis, qui viri praeferendi sint, possit iudicari.
1 Así acabó este valerosísimo hombre a los setenta años de edad, después de haber pasado muchos y varios trabajos. No están de acuerdo los historiadores en qué consulado murió. Según Ático en sus anales fue su muerte en el consulado de M. Claudio Marcelo y Q. Fabio Labeon, según Polibio, en el de L. Emilio Paulo y En. Bebio Tamphilo; mas según Sulpicio no fue sino en el de P. Cornelio Cetego y Marco Bebio Tamphilo. 2 Este gran hombre, aunque ocupado en tantas y tan reñidas guerras, dedicó, no obstante, algún tiempo a las letras. Y nos quedaron de él algunos libros, como el que escribió a los Rodios de las hazañas que hizo en Asia Cn. Manlio Vulson. 3 Muchos historiadores escribieron las guerras de Aníbal y especialmente dos que lo siguieron en las campañas y anduvieron en su compañía mientras la fortuna lo permitió, Sileno y Sosilo Lacedemonio, que fue el que le enseñó griego. 4 Pero ya es tiempo de concluir este volumen y de dar principio a las vidas de los generales Romanos, para que comparando los hechos de unos y otros, se pueda fácilmente hacer juicio de los que merecen la preferencia.