M. TVLLI CICERONIS
PRO A. LICINIO ARCHIA POETA ORATIO
MARCO TULIO CICERÓN
DISCURSO EN DEFENSA DEL POETA A. LICINIO ARQUÍAS
EXORDIVM
I
[1] Si quid est in me ingeni, iudices, quod sentio quam sit exiguum, aut si qua exercitatio dicendi, in qua me non infitior mediocriter esse uersatum, aut si huiusce rei ratio aliqua ab optimarum artium studiis ac disciplina profecta, a qua ego nullum confiteor aetatis meae tempus abhorruisse, earum rerum omnium uel in primis hic A. Licinius fructum a me repetere prope suo iure debet. Nam quoad longissime potest mens mea respicere spatium praeteriti temporis, et pueritiae memoriam recordari ultimam, inde usque repetens hunc uideo mihi principem et ad suscipiendam et ad ingrediendam rationem horum studiorum exstitisse. Quod si haec uox, huius hortatu praeceptisque conformata, non nullis aliquando saluti fuit, a quo id accepimus quo ceteris opitulari et alios seruare possumus, huic profecto ipsi, quantum est situm in nobis, et opem et salutem ferre debemus.
EXORDIO
I
[1] Si hay en mí algo de ingenio, jueces, aunque comprendo cuán exiguo es, o si alguna práctica de hablar, en la que no niego estar yo medianamente versado, o si alguna facultad de esta cosa surgió de los estudios de las mejores artes y de su enseñanza, de la cual yo confieso no haberme apartado en ninguna época de mi vida, de todas estas cosas incluso entre los primeros este A. Licinio debe reclamarme el fruto casi por derecho propio. Pues hasta donde puede mi mente volverse a mirar el espacio del tiempo pasado y evocar el recuerdo más lejano de mi niñez, buscando desde entonces hasta ahora veo que este se me ha presentado como el primero para tomar y avanzar en la afición a estos estudios. Y si esta mi voz, conformada por su mandato y preceptos, sirvió de salvación alguna vez a algunos, de quien recibimos aquello con lo que podemos auxiliar a unos y salvar a otros, a este mismo ciertamente, debemos llevarle ayuda y salvación, cuanto haya en nosotros.
[2] Ac ne quis a nobis hoc ita dici forte miretur, quod alia quaedam in hoc facultas sit ingeni, neque haec dicendi ratio aut disciplina, ne nos quidem huic uni studio penitus umquam dediti fuimus. Etenim omnes artes, quae ad humanitatem pertinent, habent quoddam commune uinculum, et quasi cognatione quadam inter se continentur.
[2] Y para que nadie quizás se admire de que esto sea dicho así por nosotros, porque alguna otra facultad de ingenio haya en este, y no el conocimiento o la ciencia de hablar, sabed que ni siquiera nosotros nos entregamos nunca totalmente a este único estudio. En efecto, todas las artes que pertenecen a la humanidad, tienen algún vínculo común y como por un cierto parentesco entre sí se hallan ligadas.
NARRATIO
II
[3] Sed ne cui uestrum mirum esse uideatur me in quaestione legitima et in iudicio publico —cum res agatur apud praetorem populi Romani, lectissimum uirum, et apud seuerissimos iudices, tanto conuentu hominum ac frequentia— hoc uti genere dicendi, quod non modo a consuetudine iudiciorum, uerum etiam a forensi sermone abhorreat, quaeso a uobis, ut in hac causa mihi detis hanc ueniam, adcommodatam huic reo, uobis (quem ad modum spero) non molestam, ut me pro summo poeta atque eruditissimo homine dicentem, hoc concursu hominum literatissimorum, hac uestra humanitate, hoc denique praetore exercente iudicium, patiamini de studiis humanitatis ac litterarum paulo loqui liberius, et in eius modi persona, quae propter otium ac studium minime in iudiciis periculisque tractata est, uti prope nouo quodam et inusitato genere dicendi.
NARRACIÓN
II
[3] Pero para que a ninguno de vosotros parezca ser admirable que yo en una cuestión legal y en juicio público —puesto que el asunto se trata ante el pretor del pueblo romano, selectísimo varón, y ante severísimos jueces, con tan gran reunión y concurrencia de hombres— use este estilo de hablar, que se aparta no sólo de la costumbre de los juicios sino también de la oratoria forense, os ruego que me deis en esta causa esta venia, apropiada para este reo, para vosotros (al menos lo espero) no molesta, de modo que a mí que hablo en favor de un sumo poeta y un eruditísmo hombre, ante un concurso de hombres sumamente instruidos, ante vuestra humanidad, y, finalmente, presidiendo este pretor el juicio, me permitáis hablar un poco más libremente de los estudios de humanidades y de las letras, y ante una persona de esta clase, que por el ocio y el estudio está muy poco habituada a juicios y peligros, usar un estilo de hablar casi nuevo e inusitado.
[4] Quod si mihi a uobis tribui concedique sentiam, perficiam profecto ut hunc A. Licinium non modo non segregandum, cum sit ciuis, a numero ciuium, uerum etiam si non esset, putetis asciscendum fuisse.
[4] Y si siento que esto me es atribuido y concedido por vosotros, demostraré ciertamente que este A. Licinio no sólo no debe ser segregado, puesto que es ciudadano, del número de ciudadanos, sino que si incluso no lo fuese, pensarais que debería ser incluido.
III
Nam ut primum ex pueris excessit Archias, atque ab eis artibus quibus aetas puerilis ad humanitatem informari solet se ad scribendi studium contulit, primum Antiochiae —nam ibi natus est loco nobili— celebri quondam urbe et copiosa, atque eruditissimis hominibus liberalissimisque studiis adfluenti, celeriter antecellere omnibus ingeni gloria contigit. Post in ceteris Asiae partibus cunctaeque Graeciae sic eius aduentus celebrabantur, ut famam ingeni exspectatio hominis, exspectationem ipsius aduentus admiratioque superaret.
III
Pues tan pronto como Arquías salió de entre los niños y de aquellas artes con las suele formarse la edad pueril para la humanidad, se dedicó al estudio de escribir, primero en Antioquía —pues allí nació de noble familia—, ciudad en otro tiempo célebre y populosa y llena de hombres eruditísimos y estudios muy liberales, rápidamente alcanzó a aventajar a todos por la gloria de su ingenio. Después, en las demás partes de Asia y de toda Grecia se celebraban de tal modo sus llegadas, que la curiosidad por el hombre superaba la fama de su ingenio, la llegada de él en persona y la admiración dicha curiosidad.
[5] Erat Italia tunc plena Graecarum artium ac disciplinarum, studiaque haec et in Latio uehementius tum colebantur quam nunc eisdem in oppidis, et hic Romae propter tranquillitatem rei publicae non neglegebantur. Itaque hunc et Tarentini et Regini et Neopolitani ciuitate ceterisque praemiis donarunt; et omnes, qui aliquid de ingeniis poterant iudicare, cognitione atque hospitio dignum existimarunt. Hac tanta celebritate famae cum esset iam absentibus notus, Romam uenit Mario consule et Catulo. Nactus est primum consules eos, quorum alter res ad scribendum maximas, alter cum res gestas tum etiam studium atque auris adhibere posset. Statim Luculli, cum praetextatus etiam tum Archias esset, eum domum suam receperunt. Sic etiam hoc non solum ingeni ac litterarum, uerum etiam naturae atque uirtutis, ut domus, quae huius adulescentiae prima fuit, eadem esset familiarissima senectuti.
[5] Estaba entonces Italia llena de las artes y de las disciplinas griegas, y estos estudios incluso en el Lacio se cultivaban entonces más vehementemente que ahora en estas mismas ciudades, y aquí en Roma no se descuidaban gracias a la tranquilidad de la república. Así pues, los de Tarento, Regio y Nápoles lo premiaron con la ciudadanía y las demás distinciones; y todos los que podían juzgar algo sobre ingenios lo estimaron digno de conocimiento y hospitalidad. Habiendo sido conocido incluso para los que estaban lejos por esta tan gran celebridad de su fama, vino a Roma, siendo cónsules Mario y Catulo. Encontró primero a estos cónsules, de los que uno podía darle grandísimos hechos para escribir, el otro, no sólo hazañas sino también afición y gusto literario. Al instante, los Lúculos, vistiendo todavía entonces Arquías la toga pretexta, lo recibieron en su propia casa. Así, igualmente, no sólo por su ingenio y letras, sino también por su naturaleza y virtud, ocurrió que la casa, que fue la primera de su adolescencia, fuera la más familiar para su senectud.
[6] Erat temporibus illis iucundus Metello illi Numidico et eius Pio filio; audiebatur a M. Aemilio; uiuebat cum Q. Catulo et patre et filio; a L. Crasso colebatur; Lucullos uero et Drusum et Octauios et Catonem et totam Hortensiorum domum deuinctam consuetudine cum teneret, adficiebatur summo honore, quod eum non solum colebant qui aliquid percipere atque audire studebant, uerum etiam si qui forte simulabant.
[6] En aquellos tiempos era agradable a Metelo el Numídico y a su hijo Pío; era escuchado por M. Emilio; vivía con Q. Catulo, padre e hijo; era honrado por L. Craso; como ciertamente tuviera trato con los Lúculos y Druso y los Octavios y Catón y toda la familia de los Hortensios ligada por el trato diario, disfrutaba de sumo honor, pues no sólo lo honraban quienes se afanaban en aprender algo y escucharlo, sino también los que, quizás, lo simulaban.
IV
Interim satis longo interuallo, cum esset cum M. Lucullo in Siciliam profectus, et cum ex ea prouincia cum eodem Lucullo decederet, uenit Heracliam: quae cum esset ciuitas aequissimo iure ac foedere, ascribi se in eam ciuitatem uoluit; idque, cum ipse per se dignus putaretur, tum auctoritate et gratia Luculli ab Heracliensibus impetrauit.
IV
Entretanto, pasado un intervalo bastante largo, habiendo marchado con M. Lúculo a Sicilia, y habiendo salido con el mismo Lúculo de dicha provincia, llegó a Heraclea: estando esta ciudad con igualadísimo derecho y pacto, quiso inscribirse en esta ciudad; y consiguió esto de los heraclenses no sólo porque él mismo se considerara digno per se sino también por la autoridad y favor de Lúculo.
[7] Data est ciuitas Siluani lege et Carbonis: "Si qui foederatis ciuitatibus ascripti fuissent; si tum, cum lex ferebatur, in Italia domicilium habuissent; et si sexaginta diebus apud praetorem essent professi." Cum hic domicilium Romae multos iam annos haberet, professus est apud praetorem Q. Metellum familiarissimum suum.
[7] Se le dio la ciudadanía por la ley de Silvano y Carbón: "Si algunos hubieran sido inscritos en ciudades federadas; si entonces, cuando la ley se promulgaba, hubieran tenido domicilio en Italia; y si en sesenta días hubieran declarado ante el pretor." Como este tuviera domicilio en Roma durante ya muchos años, hizo la declaración ante su íntimo amigo el pretor Quinto Metelo.
ARGVMENTATIO
[8] Si nihil aliud nisi de ciuitate ac lege dicimus, nihil dico amplius: causa dicta est. Quid enim horum infirmari, Grati, potest? Heracliaene esse tum ascriptum negabis? Adest uir summa auctoritate et religione et fide, M. Lucullus, qui se non opinari sed scire, non audisse sed uidisse, non interfuisse sed egisse dicit. Adsunt Heraclienses legati, nobilissimi homines: huius iudici causa cum mandatis et cum publico testimonio [uenerunt]; qui hunc ascriptum Heracliensem dicunt. Hic tu tabulas desideras Heracliensium publicas: quas Italico bello incenso tabulario interisse scimus omnis. Est ridiculum ad ea quae habemus nihil dicere, quaerere quae habere non possumus; et de hominum memoria tacere, litterarum memoriam flagitare; et, cum habeas amplissimi uiri religionem, integerrimi municipi ius iurandum fidemque, ea quae deprauari nullo modo possunt repudiare, tabulas, quas idem dicis solere corrumpi, desiderare.
CONFIRMACIÓN
[8] Si no hablamos de otra cosa que no sea del derecho de ciudadanía y de la ley, nada más tengo que decir: la causa está defendida. Pues ¿qué de estas cosas puede, Gracio, ser refutado? ¿Acaso negarás que no estaba inscrito entonces en Heraclea? Está presente un hombre de suma autoridad y escrúpulo y credibilidad, M. Lúculo, quien dice que él no opina sino que sabe, que no ha oído sino que ha visto, que no estuvo presente sino que lo representó. Están presentes los legados de Heraclea, hombres nobilísimos: por causa de este juicio con mandatos y con público testimonio [vinieron]; estos dicen que este fue inscrito como ciudadano de Heraclea. En este momento tú deseas los registros públicos de los heraclenses: todos sabemos que estos desaparecieron en la guerra itálica, incendiado el archivo. Es ridículo no decir nada contra estas cosas que tenemos, demandar las que no podemos tener y callar sobre el testimonio de los hombres y exigir el testimonio de las letras y, aunque tienes la manifestación de un hombre muy prestigioso, el juramento y la credibilidad de un municipio muy íntegro, recusar las cosas que de ningún modo pueden ser falsificadas, desear los registros que tú mismo dices que suelen corromperse.
[9] An domicilium Romae non habuit is, qui tot annis ante ciuitatem datam sedem omnium rerum ac fortunarum suarum Romae conlocauit? At non est professus? Immo uero eis tabulis professus, quae solae ex illa professione conlegioque praetorum obtinent publicarum tabularum auctoritatem.
[9] ¿Acaso no tuvo su domicilio en Roma este que tantos años antes de dársele la ciudadanía fijó en Roma la sede de todas sus cosas y de su propia fortuna? Pero ¿que no hizo la declaración ante el pretor? Pues consta que la hizo en estos registros, los únicos que obtienen autenticidad de registros públicos a partir de la declaración oficial y del colegio de pretores.
V
Nam —cum Appi tabulae neglegentius adseruatae dicerentur; Gabini, quam diu incolumis fuit, leuitas, post damnationem calamitas omnem tabularum fidem resignasset— Metellus, homo sanctissimus modestissimusque omnium, tanta diligentia fuit, ut ad L. Lentulum praetorem et ad iudices uenerit, et unius nominis litura se commotum esse dixerit. In his igitur tabulis nullam lituram in nomine A. Licini uidetis.
V
Pues —diciéndose que los registros de Apio se conservaban bastante negligentemente; que la ligereza de Gabinio, mientras que estuvo incólume, su calamidad después de la condena había anulado toda credibilidad de los registros— Metelo, el hombre más escrupuloso e íntegro de todos, estuvo con tanta diligencia que llegó ante el pretor L. Léntulo y los jueces y dijo que él se habría conmovido por la tachadura de un solo nombre. En estos registros, pues, no veréis ninguna tachadura en el nombre de A. Licinio.
[10] Quae cum ita sunt, quid est quod de eius ciuitate dubitetis, praesertim cum aliis quoque in ciuitatibus fuerit ascriptus? Etenim cum mediocribus multis et aut nulla aut humili aliqua arte praeditis gratuito ciuitatem in Graecia homines impertiebant, Reginos credo aut Locrensis aut Neapolitanos aut Tarentinos, quod scenicis artificibus largiri solebant, id huic summa ingeni praedito gloria noluisse! Quid? cum ceteri non modo post ciuitatem datam, sed etiam post legem Papiam aliquo modo in eorum municipiorum tabulas inrepserunt, hic, qui ne utitur quidem illis in quibus est scriptus, quod semper se Heracliensem esse uoluit, reicietur?
[10] Como estas cosas son así, ¿qué cosa hay por la que dudéis de su ciudadanía, sobre todo cuando fue inscrito también en otras ciudades? Y en efecto, cuando a muchos mediocres y a dotados de ninguna o alguna humilde habilidad los hombres concedían gratuitamente en Grecia la ciudadanía, ¡creo que los reginos o los locrenses o los napolitanos o los tarentinos, lo que solían dar con largueza a artistas escénicos, no lo hubieran querido para este, dotado de la suma gloria de su ingenio! ¿Qué? ¿Cuando otros, no sólo después de la concesión de la ciudadanía, sino también después de la ley Papia, se introdujeron furtivamente en los registros de estos municipios, este, que ni siquiera usa aquellos en los que fue inscrito, porque siempre quiso ser heraclense, será rechazado?
[11] Census nostros requiris scilicet. Est enim obscurum proximis censoribus hunc cum clarissimo imperatore L. Lucullo apud exercitum fuisse; superioribus, cum eodem quaestore fuisse in Asia; primis Iulio et Crasso nullam populi partem esse censam. Sed —quoniam census non ius ciuitatis confirmat, ac tantum modo indicat eum qui sit census [ita] se iam tum gessisse pro ciue— eis temporibus quibus tu criminaris ne ipsius quidem iudicio in ciuium Romanorum iure esse uersatum, et testamentum saepe fecit nostris legibus, et adiit hereditates ciuium Romanorum, et in beneficiis ad aerarium delatus est a L. Lucullo proconsule.
[11] Requieres, en verdad, nuestro censo. Es, en efecto, oscuro para los últimos censores que este estuvo con el ilustrísimo general L. Lúculo en el ejército; para los anteriores, que con este mismo, entonces cuestor, estuvo en Asia; para los primeros, Julio y Craso, que ninguna parte del pueblo fue censada. Pero —porque el censo no prueba el derecho de ciudadanía, y tan sólo indica que aquel que está censado actúa ya entonces así como un ciudadano— en los tiempos en los que tú acusas de que ni siquiera a juicio suyo estaba versado en el derecho de los ciudadanos romanos, no sólo hizo a menudo testamento conforme a nuestras leyes, sino que también aceptó herencias de ciudadanos romanos y fue propuesto al erario en el concepto de beneficios por el procónsul L. Lúculo.
VI
Quaere argumenta, si qua potes: numquam enim his neque suo neque amicorum iudicio reuincetur.
VI
Intenta obtener argumentos, algunos si puedes: pues nunca por estos ni por su opinión ni por la de sus amigos quedará convicto.
[12] Quaeres a nobis, Grati, cur tanto opere hoc homine delectemur. Quia suppeditat nobis ubi et animus ex hoc forensi strepitu reficiatur, et aures conuicio defessae conquiescant. An tu existimas aut suppetere nobis posse quod cotidie dicamus in tanta uarietate rerum, nisi animos nostros doctrina excolamus; aut ferre animos tantam posse contentionem, nisi eos doctrina eadem relaxemus? Ego uero fateor me his studiis esse deditum: ceteros pudeat, si qui se ita litteris abdiderunt ut nihil possint ex eis neque ad communem adferre fructum, neque in aspectum lucemque proferre: me autem quid pudeat, qui tot annos ita uiuo, iudices, ut a nullius umquam me tempore aut commodo aut otium meum abstraxerit, aut uoluptas auocarit, aut denique somnus retardit?
[12] Nos preguntas, Gracio, por qué tanto con este hombre nos deleitamos. Porque nos procura donde nuestro espíritu se rehaga de este estrépito forense, nuestros oídos descansen fatigados por el griterío. ¿Acaso tú crees que podríamos tener a mano para nosotros de lo que hablar cotidianamente en tanta variedad de asuntos, si no cultiváramos nuestros espíritus con los estudios literarios; o que nuestros espíritus podrían sobrellevar tan gran esfuerzo si no los relajáramos con estos mismos estudios? Yo, verdaderamente, confieso que me he entregado a estos estudios: que se avergüencen otros, si algunos se entregaron al estudio de las letras de tal modo que nada puedan de este ni aportar al fruto común, ni presentar a la luz pública: en cambio ¿de qué me he de avergonzar yo, que vivo tanto años, jueces, de tal manera que nunca mi ocio me alejó, o el placer me apartó, o, por último, el sueño me retrasó de las circunstancias o del interés de nadie?
[13] Qua re quis tandem me reprehendat, aut quis mihi iure suscenseat, si, quantum ceteris ad suas res obeundas, quantum ad festos dies ludorum celebrandos, quantum ad alias uoluptates et ad ipsam requiem animi et corporis conceditur temporum, quantum alii tribuunt tempestiuis conuiuiis, quantum denique alueolo, quantum pilae, tantum mihi egomet ad haec studia recolenda sumpsero? Atque hoc ideo mihi concedendum est magis, quod ex his studiis haec quoque crescit oratio et facultas; quae, quantacumque in me est, numquam amicorum periculis defuit. Quae si cui leuior uidetur, illa quidem certe, quae summa sunt, ex quo fonte hauriam sentio.
[13] Finalmente, por este hecho, ¿quién podrá reprenderme o quién reprocharme con derecho, si, cuanto tiempo se concede a los demás para atender sus propios asuntos, cuanto para otros placeres y para el propio descanso del espíritu y del cuerpo, cuanto otros dedican a banquetes larguísimos, por último, cuanto a los dados, cuanto a la pelota, yo mismo me habré tomado para cultivar estos estudios? Y esto me debe ser concedido más por esto, porque a partir de estos estudios también crecen esta mi elocuencia y talento; esta, cuanta quiera que haya en mí, nunca faltó en los peligros de los amigos. Si esta a alguien le parece bastante leve, sin duda yo sé ciertamente de qué fuente bebo aquellas cosas que son esenciales.
[14] Nam nisi multorum praeceptis multisque litteris mihi ab adulescentia suasissem, nihil esse in uita magno opere expetendum nisi laudem atque honestatem, in ea autem persequenda omnis cruciatus corporis, omnia pericula mortis atque exsili parui esse ducenda, numquam me pro salute uestra in tot ac tantas dimicationes atque in hos profligatorum hominum cotidianos impetus obiecissem. Sed pleni omnes sunt libri, plenae sapientium uoces, plena exemplorum uetustas: quae iacerent in tenebris omnia, nisi litterarum lumen accederet. Quam multas nobis imagines—non solum ad intuendum, uerum etiam ad imitandum—fortissimorum uirorum expressas scriptores et Graeci et Latini reliquerunt? Quas ego mihi semper in administranda re publica proponens animum et mentem meam ipsa cognitatione hominum excellentium conformabam.
[14] Pues si no me hubiera persuadido desde la adolescencia por los preceptos de muchos y por muchos libros de que nada debe desearse en la vida con insistencia sino la gloria y el honor, de que en perseguirlos todo tormento del cuerpo, todos peligros de muerte y de destierro deben ser considerados en poco, nunca me hubiese lanzado por vuestra salvación a tantas y tan grandes luchas y a estos ataques cotidianos de hombres envilecidos. Pero todos los libros están llenos, llenas las voces de los sabios, llena la antigüedad de ejemplos: todas estas cosas yacerían en las tinieblas, si no llegara la luz de las letras. ¿Cuántas imágenes —no sólo para mirarlas, sino también para imitarlas— de fortísimos hombres nos dejaron representadas los escritores griegos y latinos? Yo siempre, al administrar la república, imaginándomelas, conformaba mi corazón y mi mente a partir del recuerdo de estos hombres excelentes.

VII
[15] Quaeret quispiam: "Quid? Illi ipsi summi uiri, quorum uirtutes litteris proditae sunt, istane doctrina, quam tu effers laudibus, eruditi fuerunt" Difficile est hoc de omnibus confirmare, sed tamen est certe quod respondeam. Ego multos homines excellenti animo ac uirtute fuisse, et sine doctrina naturae ipsius habitu prope diuino per se ipsos et moderatos et grauis exstitisse, fateor: etiam illud adiungo, saepius ad laudem atque uirtutem naturam sine doctrina quam sine natura ualuisse doctrinam. Atque idem ego contendo, cum ad naturam eximiam atque inlustrem accesserit ratio quaedam conformatioque doctrinae, tum illud nescio quid praeclarum ac singulare solere exsistere.
VII
[15] Alguno preguntará: "¿Y qué? ¿Aquellos mismos excelentes hombres, cuyas virtudes se refieren en los libros, fueron formados en esa instrucción, que tú destacas en tus alabanzas?" es difícil confirmar esto de todos pero, sin embargo, lo que responderé es sin duda así. Yo confieso que ha habido muchos hombres de excelente espíritu y virtud y que sin instrucción por un carácter casi divino de su propia naturaleza por sí mismos se mostraron moderados y serios: también añado aquello de que, bastante a menudo, para la gloria y la virtud ha valido más la naturaleza sin instrucción que la instrucción sin naturaleza. Pero yo mismo sostengo que, como a una naturaleza eximia o ilustre se haya añadido un cierto método y la disposición de la instrucción, entonces suele resultar un no sé qué preclaro y singular.
[16] Ex hoc esse hunc numero, quem patres nostri uiderunt, diuinum hominem Africanum; ex hoc C. Laelium, L. Furium, moderatissimos homines et continentissimos; ex hoc fortissimum uirum et illis temporibus doctissimum, M. Catonem illum senem: qui profecto si nihil ad percipiendam [colendamque] uirtutem litteris adiuuarentur, numquam se ad earum studium contulissent. Quod si non his tantus fructus ostenderetur, et si ex his studiis delectatio sola peteretur, tamen (ut opinor) hanc animi aduersionem humanissimam ac liberalissimam iudicaretis. Nam ceterae neque temporum sunt neque aetatum omnium neque locorum: haec studia adulescentiam alunt, senectutem oblectant, secundas res ornant, aduersis perfugium ac solacium praebent, delectant domi, non impediunt foris, pernoctant nobiscum, peregrinantur, rusticantur.
[16] Que de este número era este, al que nuestros padres vieron, divino hombre, el Africano; de éste C. Lelio, L. Furio, hombres moderadísimos y prudentísimos; de éste el hombre más fuerte y docto de aquellos tiempos, M. Catón el viejo: si, ciertamente, estos no hubieran sido ayudados en nada por las letras para percibir y cultivar la virtud, nunca se hubieran dedicado al estudio de estas. Y si a estos no se les mostrara un fruto tan grande, y si de estos estudios sólo alcanzara deleite, sin embargo (según opino) juzgaríais esta afición del espíritu como muy humana y liberal. Pues las demás no son propias de todos los tiempos ni edades ni lugares: estos estudios alimentan la adolescencia, deleitan la vejez, adornan los hechos favorables, proporcionan en los adversos refugio y solaz, deleitan en casa, no estorban fuera, pernoctan con nosotros, peregrinan, viven en el campo.
VIII
[17] Quod si ipsi haec neque attingere neque sensu nostro gustare possemus, tamen ea mirari deberemus, etiam cum in aliis uideremus. Quis nostrum tam animo agresti ac duro fuit, ut Rosci morte nuper non commoueretur? qui cum esset senex mortuus, tamen propter excellentem artem ac uenustatem uidebatur omnino mori non debuisse. Ergo ille corporis motu tantum amorem sibi conciliarat a nobis omnibus: nos animorum incredibilis motus celeritatemque ingeniorum neglegemus?
VIII
[17] Y si nosotros mismos no pudiéramos alcanzar estas cosas ni degustarlas con nuestro sentido, sin embargo, deberíamos admirarlas, incluso cuando las viéramos en otros. ¿Quién de nosotros ha sido de espíritu tan agreste y duro que con la muerte de Roscio hace poco no se conmoviera? Habiendo muerto éste viejo, sin embargo, a causa de su excelente talento e ingenio parecía que de ningún modo hubiera debido morir. En efecto, aquel, con la inquietud de su cuerpo había atraído un amor tan grande para sí de todos nosotros: ¿nosotros despreciaremos las increíbles inquietudes de los espíritus y la celeridad de los ingenios?
[18] Quotiens ego hunc Archiam uidi, iudices, —utar enim uestra benignitate, quoniam me in hoc nouo genere dicendi tam diligenter attenditis,— quotiens ego hunc uidi, cum litteram scripsisset nullam, magnum numerum optimorum uersuum de eis ipsis rebus quae tum agerentur dicere ex tempore! Quotiens reuocatum eandem rem dicere, commutatis uerbis atque sententiis! Quae uero adcurate cogitateque scripsisset, ea sic uidi probari, ut ad ueterum scriptorum laudem perueniret. Hunc ego non diligam? non admirer? non omni ratione defendendum putem! Atque sic a summis hominibus eruditissimisque accepimus, ceterarum rerum studia et doctrina et praeceptis et arte constare: poetam natura ipsa ualere, et mentis uiribus excitari, et quasi diuino quodam spiritu inflari. Qua re suo iure noster ille Ennius sanctos appellat poetas, quod quasi deorum aliquo dono atque munere commendati nobis esse uideantur.
[18] ¡Cuántas veces yo vi a este Arquías, jueces, —usaré, pues, vuestra benevolencia, puesto que me atendéis tan diligentemente en este nuevo estilo de hablar— cuántas veces yo a este vi, no habiendo escrito letra alguna, improvisar un gran número de óptimos versos de aquellas mismas cosas que entonces se trataban! ¡cuántas veces, llamado de nuevo a hablar sobre el mismo asunto, lo hizo con palabras e ideas distintas! Las cosas que, ciertamente, había escrito con esmero y reflexión, vi que estas eran juzgadas de tal modo que llegaba a la alabanza de los escritores antiguos. ¿yo no voy a querer a este? ¿no lo voy a admirar? ¡No voy a pensar en defenderlo por todos los medios! Y así de excelentes y eruditísimos hombres recibimos que los estudios de las demás cosas constan de instrucción y preceptos y técnica: que el poeta vale por su propia naturaleza y que se estimula por las fuerzas de su mente y que como por un divino soplo se inspira. Por este hecho nuestro conocido Ennio llama sagrados a los poetas con todo su derecho, porque parece que nos han sido encomendados por algún don y regalo de los dioses.
[19] Sit igitur, iudices, sanctum apud uos, humanissimos homines, hoc poetae nomen, quod nulla umquam barbaria uiolauit. Saxa et solitudines uoci repondent, bestiae saepe immanes cantu flectuntur atque consistunt: nos, instituti rebus optimis, non poetarum uoce moueamur? Homerum Colophonii ciuem esse dicunt suum, Chii suum uindicant, Salaminii repetunt, Smyrnaei uero suum esse confirmant, itaque etiam delubrum eius in oppido dedicauerunt: permulti alii praeterea pugnant inter se atque contendunt.
[19] Sea pues, jueces, sagrado ante vosotros, humanísimos hombres, este nombre de poeta, que ningún país bárbaro nunca violó. Las piedras y las soledades responden a su voz, a menudo, las bestias salvajes se doblegan con su canto y se detienen: nosotros, educados en óptimas cosas, ¿no nos conmoveremos con la voz de los poetas? Los de Colofón dicen que Homero es ciudadano suyo, los de Quíos lo reivindican como suyo, los de Salamina lo reclaman, los de Esmirna, ciertamente, confirman que es suyo y así también le dedicaron en la ciudad su templo: otros muchos además pugnan entre sí y disputan.
IX
Ergo illi alienum, quia poeta fuit, post mortem etiam expetunt: nos hunc uiuum, qui et uoluntate et legibus noster est, repudiabimus, praesertim cum omne olim studium atque omne ingenium contulerit Archias ad populi Romani gloriam laudemque celebrandam? Nam et Cimbricas res adulescens attigit, et ipsi illi C. Mario, qui durior ad haec studia uidebatur, iucundus fuit.
IX
Así pues, aquellos reclaman a un extranjero, porque fue poeta, incluso después de su muerte: nosotros ¿repudiamos a éste vivo, que es nuestro por su voluntad y nuestras leyes, sobre todo cuando Arquías ha dedicado todo su estudio en otro tiempo y todo su ingenio a celebrar la gloria y alabanza del pueblo romano? Pues no sólo tocó, adolescente, los asuntos de los cimbrios sino que también fue grato al mismo C. Mario, que parecía bastante insensible para estos estudios.
[20] Neque enim quisquam est tam auersus a Musis, qui non mandari uersibus aeternum suorum laborum facile praeconium patiatur. Themistoclem illum, summum Athenis uirum, dixisse aiunt, cum ex eo quaereretur, quod acroama aut cuius uocem libentissime audiret: "Eius, a quo sua uirtus optime praedicaretur." Itaque ille Marius item eximie L. Plotium dilexit, cuius ingenio putabat ea quae gesserat posse celebrari.
[20] Y no hay, en efecto, nadie tan alejado de las Musas que no soporte fácilmente que se encomiende a versos el elogio eterno de sus esfuerzos. Aquel famoso Temístocles, un excelente hombre de Atenas, dicen que dijo, cuando se le preguntó qué artista o la voz de quién oiría con muchísimo gusto: "La de aquel por el que su valor fuera ensalzado de manera óptima." E, igualmente, aquel Mario también estimó grandemente a L. Plocio por cuyo ingenio pensaba que podían ser celebradas las cosas que había hecho.
[21] Mithridaticum uero bellum, magnum atque difficile et in multa uarietate terra marique uersatum, totum ab hoc expressum est: qui libri non modo L. Lucullum, fortissimum et clarissimum uirum, uerum etiam populi Romani nomen inlustrant. Populus enim Romanus aperuit Lucullo imperante Pontum, et regiis quondam opibus et ipsa natura et regione uallatum: populi Romani exercitus, eodem duce, non maxima manu innumerabilis Armeniorum copias fudit: populi Romani laus est urbem amicissimam Cyzicenorum eiusdem consilio ex omni impetu regio atque totius belli ore ac faucibus ereptam esse atque seruatam: nostra semper feretur et praedicabitur L. Lucullo dimicante, cum interfectis ducibus depressa hostium classis, et incredibilis apud Tenedum pugna illa naualis: nostra sunt tropaea, nostra monimenta, nostri triumphi. Quae quorum ingeniis efferuntur, ab eis populi Romani fama celebratur.
[21] La guerra contra Mitrídates, en verdad, grande y difícil y desarrollada por tierra y mar en medio de tantas alternativas, fue contada toda entera por este: estos libros glorifican no sólo a L. Lúculo, fortísimo e ilustrísimo varón, sino también el nombre del pueblo romano. Pues el pueblo romano abrió el Ponto, con Lúculo al mando, incluso encerrado por los recursos reales de otro tiempo y la propia naturaleza de la región: el ejército del pueblo romano, siendo él mismo general, con una tropa no muy grande puso en fuga a las innumerables tropas de los armenios: es alabanza al pueblo romano que la amiguísima ciudad de los cícicos por el plan de aquel fue arrebatada de todo el ataque real y salvada de la boca y de las fauces de toda guerra: siempre se dirá y se pregonará, cuando, luchando L. Lúculo, muertos los generales, fue hundida la flota de los enemigos, y aquella nuestra increíble lucha naval en Ténedos: nuestros son los trofeos, nuestros los monumentos, nuestros los triunfos. La fama del pueblo romano es celebrada por aquellos por cuyos ingenios se cuentan estas cosas.
[22] Carus fuit Africano superiori noster Ennius, itaque etiam in sepulcro Scipionum putatur is esse constitutus ex marmore. At eis laudibus certe non solum ipse qui laudatur, sed etiam populi Romani nomen ornatur. In caelum huius proauus Cato tollitur: magnus honos populi Romani rebus adiungitur. Omnes denique illi Maximi, Marcelli, Fuluii, non sine communi omnium nostrum laude decorantur.
[22] Querido fue para el primer Africano nuestro Ennio, y así se piensa que incluso este fue colocado en mármol en el sepulcro de los Escipiones. Pero con estas alabanzas, ciertamente, no sólo él mismo es quien es alabado sino también se adorna el nombre del pueblo romano. Al cielo se levanta Catón, bisabuelo de este: un gran honor se añade a las luchas del pueblo romano. Por último, todos aquellos Máximos, Marcelos, Fulvios, no son ensalzados sin la común alabanza a todos nosotros.
X
Ergo illum, qui haec fecerat, Rudinum hominem, maiores nostri in ciuitatem receperunt: nos hunc Heracliensem, multis ciuitatibus expetitum, in hac autem legibus constitutum, de nostra ciuitate eiciemus?
X
Así pues, a aquel, hombre de Rudia, que había hecho estas cosas, nuestros mayores lo recibieron en la ciudadanía: ¿nosotros a este, de Heraclea, solicitado por muchas ciudades, y admitido por las leyes en esta, de nuestra ciudad echaremos?
[23] Nam si quis minorem gloriae fructum putat ex Graecis uersibus percipi quam ex Latinis, uehementer errat: propterea quod Graeca leguntur in omnibus fere gentibus, Latina suis finibus, exiguis sane, continentur. Qua re si res eae quas gessimus orbis terrae regionibus definiuntur, cupere debemus, quo manuum nostrarum tela peruenerint, eodem gloriam famamque penetrare: quod cum ipsis populis de quorum rebus scribitur, haec ampla sunt, tum eis certe, qui de uita gloriae causa dimicant, hoc maximum et periculorum incitamentum est et laborum.
[23] Pues si alguien considera que el fruto de la gloria es percibido como menor de los versos griegos que de los latinos, vehementemente yerra: porque las cosas griegas se leen en casi todos los pueblos, las latinas quedan retenidas en sus fronteras, bastante exiguas. Por este hecho, si estas cosas que hacemos limitan con las regiones del orbe de la tierra, debemos desear que, a donde hayan llegado las armas de nuestras tropas, allí mismo penetren la gloria y la fama: porque estas cosas son prestigiosas no sólo para los mismos pueblos sobre cuyas cosas se escribe, sino también, en verdad, para aquellos, que luchan por causa de la gloria por su vida, este es el máximo incentivo de peligros y esfuerzos.
[24] Quam multos scriptores rerum suarum magnus ille Alexander secum habuisse dicitur! Atque is tamen, cum in Sigeo ad Achillis tumulum astitisset: "O fortunate" inquit "adulescens, qui tuae uirtutis Homerum praeconem inueneris!" Et uere. Nam nisi Illias illa exstitisset, idem tumulus, qui corpus eius contexerat, nomen etiam obruisset. Quid? noster hic Magnus, qui cum uirtute fortunam adaequauit, nonne Theophanem Mytilenaeum, scriptorem rerum suarum, in contione militum ciuitate donauit, et nostri illi fortes uiri, sed rustici ac milites, dulcedine quadam gloriae commoti, quasi participes eiusdem laudis, magno illud clamore approbauerunt?
[24] ¡Cuántos escritores de sus hazañas se dice que tuvo consigo aquel famoso Alejandro Magno! Y este, sin embargo, cuando se detuvo de pie en el Sigeo ante el túmulo de Aquiles, dijo: "¡Oh afortunado adolescente, que encontraste a Homero como pregonero de tu valor!" y con razón. Pues si no hubiera existido aquella célebre Ilíada, el mismo túmulo, que había contenido su cuerpo, también hubiera enterrado su nombre. ¿Qué? Este nuestro Magno, que igualó su fortuna con su valor, ¿acaso no a Teófanes de Mitilene, escritor de sus gestas, obsequió con la ciudadanía en una asamblea de soldados y aquellos nuestros hombres fuertes, pero rústicos y soldados, conmovidos por la dulzura de la gloria, como partícipes de esta misma alabanza, con gran clamor aquello aprobaron?
[25] Itaque, credo, si ciuis Romanus Archias legibus non esset, ut ab aliquo imperatore ciuitate donaretur perficere non potuit. Sulla cum Hispanos donaret et Gallos, credo, hunc petentem repudiasset: quem nos in contione uidimus, cum ei libellum malus poeta de populo subiecisset, quod epigramma in eum fecisset, tantummodo alternis uersibus longiusculis, statim ex eis rebus quas tunc uendebat iubere ei praemium tribui, sed ea condicione, ne quid postea scriberet. Qui sedulitatem mali poetae duxerit aliquo tamen praemio dignam, huius ingenium et uirtutem in scribendo et copiam non expetisset?
[25] Así pues, creo que si Arquías no fuese ciudadano romano por las leyes, pudo obtener que se le obsequiara con la ciudadanía por algún general. Concediéndola Sila a hispanos y galos, creo, hubiera rechazado a este pidiéndola: nosotros vimos en una asamblea que este, como un mal poeta del pueblo le hubiera entregado un librillo, porque había hecho un epigrama para él, solamente con versos alternos de diversa medida, inmediatamente de aquellas cosas que subastaba ordenaba que le fuera atribuido un premio, pero con la condición de que nada después escribiera. Quien consideró la diligencia de un mal poeta, sin embargo, digna de un premio, ¿no hubiera deseado el ingenio de este y su virtud y riqueza al escribir?
[26] Quid? a Q. Metello Pio, familiarissimo suo, qui ciuitate multos donauit, neque per se neque per Lucullos impetrauisset? qui praesertim usque eo de suis rebus scribi cuperet, ut etiam Cordubae natis poetis, pingue quiddam sonantibus atque peregrinum, tamen auris suas dederet.
[26] ¿Qué? ¿No la hubiera conseguido por él mismo ni por los Lúculos de Q. Metelo Pío, intimísimo suyo, que obsequió a muchos con la ciudadanía? Este deseaba hasta tal punto que se escribiese de sus hechos que, sin embargo, prestaba oídos incluso a poetas nacidos en Córdoba, que tenían un acento algo tosco y extranjero.
XI
Neque enim est hoc dissimulandum quod obscurari non potest sed prae nobis ferendum: trahimur omnes studio laudis, et optimus quisque maxime gloria ducitur. Ipsi illi philosophi, etiam in eis libellis quos de contemnenda gloria scribunt, nomen suum inscribunt: in eo ipso, in quo praedicationem nobilitatemque despiciunt, praedicari de se ac nominari uolunt.
XI
Y, en efecto, no debe disimularse aquello que no puede ser ocultado sino que debe ser reconocido por nosotros: somos arrastrados todos por el deseo de alabanza y todos los mejores son guiados especialmente por la gloria. Aquellos ilustres filósofos, incluso en aquellos libritos que escriben sobre despreciar la gloria, inscriben su propio nombre: en este mismo librito, en que desprecian la alabanza y la notoriedad, quieren que se hable de ellos y que se les nombre.
[27] Decimus quidem Brutus, summus uir et imperator, Acci, amicissimi sui, carminibus templorum ac monumentorum aditus exornauit suorum. iam uero ille, qui cum Aetolis Ennio comite bellauit, Fuluius, non dubitauit Martis manubias Musis consecrare. Qua re in qua urbe imperatores prope armati poetarum nomen et Musarum delubra coluerunt, in ea non debent togati iudices a Musarum honore et a poetarum salute abhorrere.
[27] En verdad, Décimo Bruto, excelente hombre y general, con poemas de Accio, muy amigo suyo, adornó las entradas de sus templos y monumentos. Y, ademas, aquel, que con los etolios guerreó, siendo compañero suyo Ennio, Fulvio, no dudó en consagrar a las Musas el botín de Marte. Por este hecho, en una ciudad en la que los generales casi armados honraron el nombre de los poetas y los templos de las Musas, en esta no deben los jueces togados apartarse del honor de las Musas y de la salvación de los poetas.
[28] Atque ut id libentius faciatis, iam me uobis, iudices, indicabo, et de meo quodam amore gloriae, nimis acri fortasse uerum tamen honesto uobis, confitebor. Nam quas res nos in consulatu nostro uobiscum simul pro salute huiusce imperi et pro uita ciuium proque uniuersa re publica gessimus, attigit hic uersibus atque inchoauit: quibus auditis, quod mihi magna res et iucunda uisa est, hunc ad perficiendum adornaui. Nullam enim uirtus aliam mercedem laborum periculorumque desiderat, praeter hanc laudis et gloriae: qua quidem detracta, iudices, quid est quod in hoc tam exiguo uitae curriculo [et tam breui] tantis nos in laboribus exerceamus?
[28] Y para que esto más gustosamente hagáis, ya me acusaré ante vosotros, jueces, y os confesaré sobre mi amor a la gloria, quizás demasiado fuerte pero, sin embargo, honesto. Pues las cosas que nosotros en nuestro consulado junto con vosotros por la salvación de este imperio y por la vida de los ciudadanos y por toda la república hicimos, trató y empezó este en versos: oídas estas cosas, porque me pareció un asunto grande y agradable, lo exhorté a terminar. Pues la virtud ninguna otra recompensa de los deberes y peligros desea, excepto esta de la alabanza y la gloria: ciertamente, quitada esta, jueces, ¿qué motivo hay para que en un recorrido tan exiguo de vida y tan breve nos esforcemos en tan grandes labores?
[29] Certe si nihil animus praesentiret in posterum, et si quibus regionibus uitae spatium circumscriptum est, eisdem omnis cogitationes terminaret suas; nec tantis se laboribus frangeret, neque tot curis uigiliisque angeretur, nec totiens de ipsa uita dimicaret. Nunc insidet quaedam in optimo quoque uirtus quae noctis ac dies animum gloriae stimulis concitat, atque admonet non cum uitae tempore esse dimittendam commemorationem nominis nostri, sed cum omni posteritate adaequandam.
[29] Seguramente, si nuestro espíritu nada presintiera para la posteridad y si el espacio de vida está circunscrito a estos límites, terminaría todos sus pensamientos en estos; y no se quebrantaría en tan grandes esfuerzos ni se angustiaría con tantas preocupaciones y vigilias, ni tantas veces disputaría sobre la propia vida. Ahora bien, incluso en el mejor reside también una virtud que noches y días inflama el espíritu con los estímulos de la gloria y le aconseja que no con el tiempo de la vida deba perderse el recuerdo de nuestro nombre sino que debe adecuarse con toda la posteridad.
XII
[30] An uero tam parui animi uideamur esse omnes, qui in re publica atque in his uitae periculis laboribusque uersamur, ut, cum usque ad extremum spatium nullum tranquillum atque otiosum spiritum duxerimus, nobiscum simul moritura omnia arbitremur? An statuas et imagines, non animorum simulacra sed corporum, studiose multi summi homines reliquerunt, consiliorum relinquere ac uirtutum nostrarum effigiem nonne multo malle debemus, summis ingeniis expressam et politam? Ego uero omnia quae gerebam, iam tum in gerendo spargere me ac disseminare arbitrabar in orbis terrae memoriam sempiternam. Haec uero siue a meo sensu post mortem afutura est siue—ut sapientissimi homines putauerunt—ad aliquam mei partem pertinebit, nunc quidem certe cogitatione quadam speque delector.
XII
[30] ¿Acaso, de verdad, parece que seamos de tan poco espíritu todos los que andamos en la cosa pública y en estos peligros y esfuerzos de la vida, que, aunque hasta el final no hayamos llevado ningún momento tranquilo y ningún espíritu ocioso, pensemos que todas las cosas van a morir al mismo tiempo que nosotros? Si es cierto que estatuas e imágenes, representaciones no de los espíritus sino de los cuerpos, afanosamente muchos excelentes hombres dejaron, ¿acaso no debemos preferir mucho más dejar una representación de nuestras obras y virtudes, expresada y pulida por sumos talentos? Yo, ciertamente, todas las cosas que hacía, pensaba, entonces al hacerlas, esparcirlas y diseminarlas para memoria sempiterna de toda la tierra. En verdad, ya si esta ha de estar lejos de mi sentido después de la muerte ya si —como creyeron hombres sapientísimos— alcanzará a alguna parte de mí, ahora ciertamente me deleito con este pensamiento y esperanza.
PERORATIO
[31] Qua re conseruate, iudices, hominem pudore eo, quem amicorum uidetis comprobari cum dignitate tum etiam uetustate; ingenio autem tanto, quantum id conuenit existimari, quod summorum hominum ingeniis expetitum esse uideatis; causa uero eius modi, quae beneficio legis, auctoritate municipi, testimonio Luculli, tabulis Metelli comprobetur. Quae cum ita sint, petimus a uobis, iudices, si qua non modo humana, uerum etiam diuina in tantis ingeniis commendatio debet esse, ut eum qui uos, qui uestros imperatores, qui populi Romani res gestas semper ornauit, qui etiam his recentibus nostris uestrisque domesticis periculis aeternum se testimonium laudis daturum esse profitetur, estque ex eo numero qui semper apud omnis sancti sunt habiti itaque dicti, sic in uestram accipiatis fidem, ut humanitate uestra leuatus potius quam acerbitate uiolatus esse uideatur.
EPÍLOGO
[31] Por este hecho, conservad, jueces, a un hombre de este pundonor, que veis que se ha comprobado no sólo por la dignidad sino también por la antigüedad de sus amigos; de tan gran ingenio, por otra parte, cuanto conviene que sea estimado esto, puesto que podéis ver que ha sido solicitado por los talentos de excelentes hombres; de una causa, ciertamente, de este modo, que se puede comprobar con la protección de la ley, la autoridad de un municipio, el testimonio de Lúculo, las tablas de Metelo. Puesto que estas cosas son así, pedimos de vosotros, jueces, si alguna no sólo humana sino también divina recomendación debe haber ante tan grandes talentos, que a este que a vosotros, que a vuestros generales, que las hazañas del pueblo romano siempre ensalzó, que incluso en nuestros recientes y vuestros domésticos peligros declara que él dará testimonio eterno con sus alabanzas y es de este número que siempre ante todos se dice que son tenidos como sagrados de tal modo, que lo recibáis en vuestra protección de modo que parezca más ser salvado por vuestra humanidad que perjudicado por vuestro rigor.
[32] Quae de causa pro mea consuetudine breuiter simpliciterque dixi, iudices, ea confido probata esse omnibus. Quae autem remota a mea iudicialique consuetudine, et de hominis ingenio et communiter de ipsius studio locutus sum, ea, iudices, a uobis spero esse in bonam partem accepta; ab eo qui iudicium exercet, certo scio.
[32] De esta causa según mi costumbre breve y sencillamente hablé, jueces, confío que estas cosas hayan sido probadas para todos; las cosas que a partir de la ajena costumbre forense y judicial y sobre el ingenio de este hombre y en general del estudio de él mismo hablé, estas, jueces, de vosotros espero que sean aceptadas en buena parte, de aquel que preside el juicio, cierto lo sé.